RECIPROCIDAD

Qué es Reciprocidad:
La reciprocidad es la acción que motiva a corresponder de forma mutua a una persona o cosa con otra, dar y recibir con límites, ejemplo cuando una persona ayuda a otra, luego recibirá lo mismo de su parte como compensación o agradecimiento.

Las relaciones humanas se basan en gran medida en la reciprocidad, los vínculos personales, económicos, incluso políticos, se desarrollan según los intercambios realizados. Es un dar y recibir continuo, por tal razón también se relaciona con la solidaridad o restitución.
En los grupos familiares la reciprocidad se da a través del amor entre padres e hijos. Cuando se recibe el apoyo o ayuda de alguien durante una situación especial, las personas responden agradeciendo el respaldo dado e incluso devolviendo el favor.

Sin embargo, partiendo desde el punto de vista ético en muchas ocasiones la reciprocidad no es equitativa, existen personas que actúan de manera errada cuando otro le ofrece apoyo o un buen servicio y estos no corresponden a los demás de la misma manera.

Entre los sinónimos que hacen referencia al término de reciprocidad por tener significados similares se encuentran correlación, compensación, mutuo, correspondencia, intercambio.
Se puede considerar la reciprocidad como un valor social que se refiere e invita al crecimiento personal, ser agradecido y retribuir eso que se recibió para la misma persona u otra. Es decir, se generan beneficios entre los individuos al saber que se garantizan los recursos por ambas partes en un momento determinado.

Cuando una persona es cariñosa con otra, también recibirá cariño o amor. En las relaciones de negocio se busca alcanzar acuerdos beneficiosos para que ambas partes logren un “ganar – ganar”, es decir, se ofrece y se negocia en función de que ninguna de las partes sea perjudicada.

Lo mismo ocurre en el área de la política, la reciprocidad diplomática entre las relaciones con gobiernos o cualquier otra institución gubernamental o privada se determina según los acuerdos firmados en beneficio de ambas partes y se fortalecen las relaciones.
Las relaciones humanas se basan en diferentes valores, entre las que destacan la convivencia y la reciprocidad. La convivencia y el respeto contribuyen al desarrollo social y a respetar a quienes nos rodean, e invita a ser recíproco con las demás personas, si se recibe un saludo cordial entonces se responde de la misma manera, y así sucesivamente.

Sin embargo, existen diferencias entre las personas que no permiten el desarrollo de un buena convivencia y puede llegar a generar violencia. Es decir, menospreciar al otro bien sea a través de la palabra e incluso por maltratos físicos. Esto puede conllevar a una reciprocidad negativa, dar lo que se recibió, en este caso menosprecio o violencia.

De ahí que se destaque el valor de la reciprocidad, de dar y recibir sin límites todo aquello que sea favorable o ayude a la otra persona, de ahí que también se construyan las amistades honestas, en las que las personas dan y reciben el mismo grado de sentimientos, cosas o ayudas sin hacer daño ni por obligación.
La reciprocidad es un acto que ocurre en diversos lugares y se da entre gran cantidad de personas, puede ser en el hogar, la escuela, en la comunidad, trabajo, en el Radio Club, entre muchos otros.

Cuando una persona sale de su casa para ir a a su trabajo y un vecino le saluda cordialmente, entonces se le devuelve el saludo de la misma manera.
Al recibir ayuda para sujetar algún objeto pesado por parte de una persona desconocida, se debe decir “gracias” por la ayuda recibida.
Hacer uso de la energía renovable hará menos daño al planeta y por tanto se mantendrá en mejor estado en beneficio de todos los seres vivos.
Dar un abrazo a una persona en su día de cumpleaños generará seguramente una reacción de alegría y se recibirá una palabra de agradecimiento.
Colaborar con obras de caridad generará felicidad y agradecimiento por parte de quienes fueron ayudados.

Fuente: www.significados.

Imagen: Adapatada.